escribir: todo.

Escribir todo me suena a escribir hasta lo que pienso cuando paso por ejemplo por un negocio de repuestos de Mercedes Benz que está en mi barrio. Uno que tiene como vidrios polarizados, pero marrones.

Me imagino que ahí trabajan todos hombres, no se por qué. El frente es como de mármol y pienso: lo tienen impecable. Es demasiado elegante para ser un negocio de repuestos. Pienso: cuando alguien entra ahí para mí tiene que sentir como que está yendo a escriturar, no a comprar la carcaza de un espejo retrovisor.

Y cuando miro un poco más, y se va diluyendo el polarizado sepia ese que tienen, veo una
difembaquia gigante y me cambia todo lo que pensaba sobre el negocio de Mercedes.

Son venenosas esas plantas, yo también tengo una. Y hay que cuidarlas, prestarles atención porque por ejemplo no pueden estar expuestas al sol directo, llevan poca agua y hay que ponerles una guía porque sino se caen: el tallo no soporta su propio peso.

Desde cuándo la tendrán, no? porque es gigante. Me imagino que este negocio lo abrieron a fines de los ochenta. Y que la planta se las regaló un cliente.

Quién la cuidara,no? pienso. A esa difembaquia detrás del sepia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s